Armonía entre naturaleza y nuevos caminos en el parque La Carolina

En el parque La Carolina, la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas, Epmmop, repone 3000 metros cuadrados de caminos nuevos retirando los que estaban en mal estado. Estos trabajos iniciaron en el mes de febrero con 23 personas operativas.

Se trata de proteger las raíces de los árboles que están ingresando a las rutas de ciclistas y peatones, dejando el espacio de 1.20 metros de ancho libres para el tránsito de usuarios.

La valoración y planificación de caminos por remplazar, derrocamiento, fundición, escobillado, encofrado y desalojo de escombros fueron algunas de las labores realizadas por la Epmmop.

Los caminos intervenidos están ubicados en la parte sur del parque por el sector de la zona canina mejorando la conexión desde las avenidas Eloy Alfaro y República hacia el interior del parque. En la zona norte se intervino en el sector del avión y por el área de canchas de fútbol.

Nuestro equipo de arquitectos se ampara en el Art. 397 de la constitución del Ecuador donde constan los derechos de la naturaleza. Se realiza caminos reducidos, respetando a la raíz del árbol. Además de beneficiar a un ser vivo también alarga la vida útil de la ruta para beneficio de los usuarios del parque.

Liberando las raíces del árbol mostramos una buena práctica de respeto al arbolado público y dejamos un buen legado para las siguientes generaciones.

Los parques urbanos son muy importantes para la sustentabilidad de una comunidad. Sin embargo, las áreas verdes no solo sirven para romper la brecha de las divisiones sociales y la activación económica, sino, que aportan al mejoramiento de la calidad de vida de las personas.

“Me parece muy sabio y adecuado redistribuir el espacio en las caminerías, el árbol también tiene derechos y proteger sus raíces es una acción que merece mis felicitaciones; ellos no dan vida y oxígeno” indica Sandra Cáceres, quien a diario trota en La Carolina.

Respetar la naturaleza es respetarnos a nosotros mismos, ya que esta beneficia nuestra vida de forma directa. Tratar con consideración, de manera digna, valorarla y aprender lo que es bueno para el cuidado de los árboles y flora urbana es una tendencia mundial.

Disfrutemos de los nuevos caminos y recordemos que el espacio público es de todos ¡Cuídalo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.