PUGS: Quito tendrá un nuevo modelo de planificación de crecimiento

El 13 septiembre, entra en último debate el Plan de Uso y Gestión del suelo (PUGS), que será el instrumento de planificación territorial de la ciudad, y que permitirá establecer el planeamiento urbano, los modelos para la gestión del suelo y las formas de financiamiento para el desarrollo.

Su vigencia es de 12 años y debe ser aprobada por el Concejo Metropolitano, en un plazo comprendido en el primer año luego de concluido el estado de excepción dado por la crisis sanitaria como consecuencia de la COVID-19.

Lo fundamental del plan, es que establece una distribución equitativa de cargas y beneficios.

La participación de los ciudadanos en este plan es importante; la Secretaría de Territorio, Hábitat y Vivienda, llevó un proceso participativo con distintos actores de la ciudad. Fueron efectuados más de 150 talleres entre gremios, academia, representantes parroquiales, Asamblea de Quito, entre otros

El fin del PUGS es cambiar el modelo de desarrollo de la ciudad, que es expansivo, a uno policéntrico, es decir, centros urbanos de crecimiento planificados y sostenibles.

La intención es frenar la expansión de la ‘mancha urbana’, dentro de la que se vuelve caótico proveer de servicios básicos para sus habitantes, y al ser desordenada, también suele afectar las zonas verdes.

La actual propuesta, reemplazará al actual Plan de Uso y Ocupación de Suelo (PUOS), se corregirá errores de planificación en áreas rurales y sectores con susceptibilidad a amenazas y riesgos; pero principalmente el PUGS se integra al modelo territorial del PMDOT (Plan Metropolitano de Desarrollo y
Ordenamiento Territorial).

El proyecto apuesta por impulsar más inversiones, públicas y privadas, en las zonas con alto potencial que actualmente están siendo subutilizadas, como son Quitumbe, en el sur de la ciudad, y Calderón, en el norte.

Además, se definirán e identificarán las estructuras territoriales urbanas y rurales, de acuerdo con sus características sociales, ambientales, productivas, entre otras.

Gracias al PUGS, residentes permanentes y ocasionales tanto de la ruralidad como del perímetro urbano del Distrito serán beneficiados, de mayor cercanía a puntos de servicios y estímulos que elevan la calidad de vida como: vivienda accesible, transporte público de calidad, servicios básicos, espacio público, áreas verdes recreativas, conservación de las zonas de protección y biodiversas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *