La Epmaps protege las fuentes de agua de la ciudad a 3645 metros sobre el nivel del mar

La Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (Epmaps) realiza una serie de acciones para proteger el páramo y las fuentes de agua de la ciudad.

Desde el momento de su fundación, Quito se abasteció de las aguas provenientes del Pichincha, situación que se prolongó hasta finales del siglo XIX cuando el crecimiento poblacional de la ciudad obligó a recurrir a la acequia o canal del Atacazo. En este lugar se encuentra la Planta de potabilización Filtros Pichincha Sur que aporta con 13 litros por segundo al sistema de agua potable El Troje.

Dato importante: El 1887 se firmó la escritura de compra de las acequias y aguas de las faldas occidentales del Atacazo. Este canal fue el precursor de las obras que necesitaba la ciudad para que no quede desabastecida del líquido vital.

El Filtro Pichincha Sur está ubicado en el sector sur occidente de la ciudad, ingresando por la parroquia Guamaní, a una altura de 3645 m.s.n.m. El agua que ingresa al Filtro proviene de las fuentes naturales de las quebradas Manuelita Sáenz (sector norte) y Huanos (sector sur), con un caudal aproximado de 11 litros por segundo (l/s) en verano, mientras que en invierno se incrementa hasta 50 l/s. Con este caudal se abastecen los sectores de El Camal Metropolitano, Manuelita Sáenz, Buenaventura y El Rosario.

El cerro Atacazo es una de las fuentes de agua más antiguas de Quito y también una de las más vulnerables debido a los asentamientos humanos que se encuentran a menos de 2 km. Por esta razón y como producto del trabajo conjunto entre la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (Epmaps- Agua de Quito) y el Fondo de Protección del Agua (Fonag) se adquirió 413 hectáreas necesarias para consolidar el Área de Conservación Hídrica (ACH) Atacazo.

Washington Guamán Operador Filtros Prichincha Sur

Aquí tenemos agua de calidad, por eso le pido a la ciudadanía que cuidemos el agua. En épocas de lluvia tenemos en cantidad, pero cuando llega el verano tenemos una severa disminución de caudales en galerías y diques. Lo más óptimo es utilizarla de la manera más prudente.

Con el paso de los años, estos sistemas se encuentran en riesgo de desaparecer debido a la expansión de la urbe, pero también por las actividades agrícolas, ganaderas e incendios forestales en la zona, lo cual pone en riesgo el abastecimiento para las 270 mil personas que dependen de esta fuente de agua.

Frente a ello, la Epmaps y El Fonag impulsan programas y proyectos de protección, conservación, mantenimiento y recuperación:

  • Desde 2015, se realizan acercamientos y trabajos con la comunidad, ubicada en el cerro Atacazo, para mejorar sus actividades productivas. Además, se implementan procesos de restauración activa (110 ha.) y pasiva (más de 230 ha.) con la implementación de cercados.
  • En el 2018, inician las negociaciones para la adquisición del predio San Gabriel.
  • En el 2020, se concreta la compra-venta definitiva de 180 hectáreas del predio San Gabriel, llamado ACH Atacazo.
  • Durante el 2021, se cultivan 35.000 plantas para restaurar alrededor de 35 ha. en áreas degradadas por quemas y ganado en el ACH Atacazo.
  • En marzo de 2022, se consolida el ACH Atacazo con la compra-venta definitiva de 233 hectáreas del predio San Gabriel, de gran importancia hídrica al ser el punto de nacimiento del río Machángara.
  • A futuro, se pretende ampliar el ACH Atacazo con la posible adquisición de cerca de 755 hectáreas.

El compromiso y colaboración de la ciudadanía es importante para cuidar las fuentes de agua naturales que abastecen de líquido vital a todo el Distrito.

Asegurar el bienestar y mejorar la calidad de vida de las actuales y futuras generaciones  es una misión diaria para esta administración Municipal.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.