Nuevas cámaras y alarmas comunitarias ayudarán a combatir la inseguridad en Quito

La municipalidad realizará la instalación de 550 alarmas comunitarias en varios sectores de Quito, en beneficio de 300 barrios; adquirirá 200 cámaras de video vigilancia y repotenciará otras 250 existentes, estos dispositivos se conectarán al Ecu-911, por un monto aproximado de USD 3.5 millones, provenientes de la tasa de seguridad.

Tras la aprobación de la nueva ordenanza que regula y sanciona el porte de armas blancas en Quito, el alcalde Santiago Guarderas, indicó que los controles de las mismas serán constantes en el transporte público, paradas de buses, universidades y planteles educativos para proteger a los jóvenes y niños de la ciudad.

Además, 280 policías para UPC´s, 49 parques iluminados, 70 Comités de Seguridad, 200 alarmas, comunitarias, y la acreditación de 21 Jueces de Paz son algunos de los logros alcanzados para mejorar la seguridad en la capital.

En los próximos días se entregarán 128 motocicletas y scooters para facilitar los operativos de la Policía Nacional y entrarán en funcionamiento 20 Unidades de Policía Comunitaria (UPC) para conseguir que 130 en total, funcionen en la urbe, las 24 horas del día, con patrullaje nocturno

Señaló que la Policía Nacional y el Observatorio de Seguridad presentaron estadísticas que demuestran que uno de los mecanismos más utilizados por los delincuentes es el uso de las armas blancas, cuchillos, navajas, etc. Son utilizados para asaltar, robar y matar a los ciudadanos. Entonces la nueva ordenanza permitirá a la Policía Nacional y a los agentes metropolitanos hacer el control, retener estas armas y luego sancionar.

La municipalidad sanciona en el ámbito administrativo y no penal porque esto último lo hace la justicia y la Fiscalía. La sanción administrativa es económica en este caso la mitad del salario básico unificado que se extenderá a uno cuando se trata de zonas turísticas, parques metropolitanos, transporte público y el metro, toda vez que entrará a operación en diciembre de este año.

Si la persona no tiene los recursos para pagar la multa existe la posibilidad para que pueda pagar un trabajo comunitario y se establece que la hora de servicio será equivalente a 10 dólares.

 “En las próximas semanas se trabajará en las dos personas que circulan en una moto, se continuará con la iluminación de parques, cámaras de seguridad, comités de seguridad y una serie de acciones que forman parte de una política pública para combatir la inseguridad en las calles. No es suficiente los 280 policías para Quito, debe sumarse más personal con todo el equipamiento y recursos económicos necesarios”, concluyó el burgomaestre.

El municipio recauda 7 millones de dólares cada año por la tasa de seguridad. Sin embargo, este año existen USD18 millones porque la administración anterior no ejecutó los presupuestos correspondientes para atender riesgos y seguridad en la ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.