Cuatro volquetas de escombros se removieron en Cutuglagua

  • Al momento está habilitada la movilidad en esta zona

En el día 14 del paro nacional, los equipos de maquinaria pesada de la EP Emseguridad llegaron hasta Cutuglagua, uno de los sectores más conflictivos del sur de Quito y que fue tomado por los manifestantes. Allí se recogieron, durante tres horas de trabajo, 32 m3 de escombros y se dejó completamente habilitado el paso.

A las 07:30 de este domingo 26 de junio de 2022 comenzó el retiro de tierra, palos y llantas quemadas. Con la pala de la retroexcavadora, manejada por Aníbal Romero, se recogió el material para cargarlo en la volqueta que estuvo a cargo del conductor Hugo Ortiz.

Esta intervención forma parte del operativo activado de forma permanente por la EP Emseguridad para limpiar los escombros desperdigados por las manifestantes en las calles de la capital. Hasta este sábado 25 de junio se habían recogido 1.171 m3 en varios puntos de la ciudad.

Para hacer la limpieza de Cutuglagua, a las 06:30 inició la intervención. En primera instancia se realizó una avanzada hasta el punto, liderada por Marco Amores y Segundo Gavilanes; una vez que se comprobó que el sector estaba despejado de manifestantes, se ordenó que los operadores con sus máquinas se dirijan al sitio indicado.

Los efectivos de la Policía Nacional, también se hicieron presente en el lugar, para resguardar al personal municipal y a su maquinaria; entonces comenzó la labor de limpiar esos montículos de tierra que se habían arraigado al asfalto debido a que los escombros habían permanecido varios días en esa zona.

Por la gran cantidad de material acumulado en el punto, se tuvo que pedir apoyo a una cuadrilla de la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (Epmmop). Los trabajadores con la herramienta necesaria removieron los escombros y los acercaron a la retroexcavadora.

Adicionalmente los moradores se sumaron a esta labor. Desde una de las esquinas del sector aparecieron dos vecinos: Gonzalo Chávez y Aníbal Changoluisa, quienes con sus respectivas palas ayudaron en las tareas.

Los dos voluntarios, de entre 55 y 60 años, manifestaron que apoyan la limpieza porque están cansados de no poder hacer sus vidas con normalidad, en todo este tiempo de protestas -contaron- que no pudieron salir de sus casas porque “todo parecía como una guerra”.

Con este último comentario coincidió Marco Amores, pues cuando el colaborador municipal llegó con la avanzada “todo estaba gris, sucio, lleno de tierra, escombros y piedras y era urgente despejar la vía para que la comunidad vuelva a sus actividades”.

Alrededor de las 10:00, de este domingo, los equipos operativos del Municipio de Quito se retiraron del punto con el deber cumplido tras dejar habilitada la entrada sur de la capital.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.