Más de 100 personas intensifican su trabajo para mantener el servicio del Trolebús y la Ecovía

 La jornada de manifestaciones que vive el país y la ciudad ha dificultado la movilidad habitual de los ciudadanos en Quito. Para hacerle frente a este problema la Coordinación de Operaciones, de la Empresa de Pasajeros de Quito intensifica su trabajo a fin de continuar brindando, en la medida de los posible, el servicio a los usuarios.

Juan Carlos Nájera, subgerente de la empresa, informó que en la actualidad la Unidad de Operaciones labora con más de 100 funcionarios que se dividen en tres turnos, 33 en la mañana, 33 en la tarde y noche y otros 33 que hacen turnos rotativos. A estos se suman otros empleados que trabajan en el Centro de Control de Operaciones (CCO).

Según el Subgerente desde que inició el paro las labores se han intensificado, ya que deben estar alerta y realizando seguimientos continuos a las manifestaciones y marchas, a fin de determinar si es conveniente o no habilitar todo el sistema de transporte o ciertos tramos de las rutas en las que circulan las unidades del Trolebús y la Ecovía.

“Tenemos personal distribuido en todo el sistema de transporte municipal. Ellos son los encargados de alertar sobre alguna marcha o protesta que está por producirse o se está produciendo en la parada a la que fueron asignados. Además, el personal del Centro de Control, a través de nuestras cámaras, realiza una supervisión general de lo que está ocurriendo en todo el sistema. Esto nos permite tomar decisiones respecto al cierre o a la apertura de operaciones”, comentó la autoridad.

El personal se encuentra distribuido en los puntos más conflictivos del sistema con el objetivo de dar estas alertas y en ocasiones gestionar la circulación de las unidades cuando se realizan desvíos en los recorridos, todo el trabajo se coordina con la Agencia Metropolitana de Tránsito y Policía Nacional.

Por su parte, Danilo Rodríguez, gerente General, dijo que el trabajo que realiza la Coordinación de Operaciones de la institución es muy importante en el funcionamiento habitual del sistema de transportación municipal y en momentos como los que está viviendo la cuidad y el país su importancia es mayor. “Esto no solo porque permite dar el servicio a los usuarios de acuerdo a las circunstancias, sino porque hace posible alertar sobre el peligro que pueden enfrentar los colaboradores que laboran en las paradas, estaciones y terminales”.

Una vez que se levanta una alerta respecto a una protesta y si esta es violenta se informa inmediatamente a las unidades de Seguridad y Recaudación, a fin de que se coordinen la salida urgente del personal que trabaja en las paradas y se refuerce, si es necesario, la presencia de los efectivos de control y vigilancia.

 “El trabajo del personal de operaciones es vital para dar el servicio a la ciudadanía, la coordinación directa con las otras áreas permite tomar decisiones respecto a la operación y brindar información oportuna a los usuarios del sistema”, señaló Rodríguez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.