Avanza la implementación de urbanismo táctico en San Bartolo

La movilidad digna es uno de los ejes primordiales que desarrolla y potencia el Municipio de Quito mediante diversas políticas. Para esto se llevan adelante proyectos que generen entornos seguros para el desarrollo de las actividades de grandes y pequeños.

El Urbanismo Táctico es una estrategia de diseño urbano que promueve un mejor uso del espacio público y brinda seguridad vial a los principales actores de la pirámide de la movilidad, peatones y ciclistas.

Este proyecto se implementó el año pasado en La Magdalena y actualmente lo estamos haciendo en el barrio de San Bartolo, debido a los altos índices de siniestralidad del sector y la presencia de diversas instituciones educativas.

Elementos como nueva señalización horizontal y vertical, ampliaciones de acera, macetas con plantas nativas, bolardos e islas de seguridad son parte de las tácticas de este proyecto para que los vehículos disminuyan la velocidad y los peatones puedan circulan con tranquilidad.

Hasta el momento, colocamos 1 315 m2 de en ampliaciones de acera, ciclovías, cruces peatonales, líneas divisorias de carril, islas de seguridad y flechas de direccionamiento, 30 señales verticales, 50 bolardos y 90 macetas con plantas nativas como romerillo, eugenia piramidal, trueno árbol, fitósfero, nísperos, eugenia normal y cucardas.

Estas plantas serán apadrinadas por los moradores y comerciantes del sector, quienes deberán velar por su cuidado y limpieza durante los 8 meses que se mantendrá el urbanismo táctico.

Jessica Silva, moradora del barrio y profesora de Casa Somos San Bartolo, afirma que estas nuevas intervenciones ayudan mucho a que los vehículos reduzcan la velocidad, lo que brinda espacios seguros para transitar a los participantes de este lugar, uno de los más activos de la ciudad. Comenta que “estas intervenciones le dan más prioridad a los peatones, lo que es muy bueno ya que diariamente recibimos cientos de personas en este lugar. Asimismo, es un gran proyecto para que los niños de la escuela Virginia Larenas que ya mismo empiezan clases.”

Ya que la participación comunitaria es indispensable para el buen desarrollo de esta iniciativa, el sábado 20 de agosto se llevará a cabo la primera minga para adecentar diversos espacios e implementar distintos juegos lúdicos que serán usados por niñas y niños de este icónico barrio del sur de Quito.

Son más de 65 000 habitantes que se verán beneficiados directamente con estas intervenciones que se efectuarán sobre las calles Tomás Guerra, Pungalá, Pusir, Urdaneta y la av. Maldonado. Las mismas avanzarán durante los meses de agosto y septiembre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.