Calacalí recibió 10 mil visitantes en la fiesta mayor del encuentro de la ruralidad

El último fin de semana Calacalí recibió la visita de miles de personas.  El motivo: la celebración de la fiesta mayor del XXVI Encuentro de las Culturas de las Parroquias Rurales del Distrito.

El sábado 18 tuvo lugar el desfile de las identidades, con la participación de las 33 parroquias rurales de Quito.  El barrio Los Reyes vio llegar a cada una de las delegaciones de danza, bandas de pueblo y  autoridades que acompañaron el desarrollo del evento.  El desfile llegó hasta el estadio de Calacalí, donde las delegaciones artísticas parroquiales tuvieron dos minutos para presentar su propuesta.

Soe G. de 7 años, acompaña a la parroquia La Merced, ella es loera y sube al escenario para hacer una al niño Jesús.  “Cojan los pañales, vayan a lavar, para que al niño le vayan a cambiar” declamó.  Luego confiesa que siempre le ha gustado “salir de cantorita” y mejor si lo hace con la gente de su parroquia.

Conocoto, en cambio, presenta una tradición declarada patrimonio intangible de los quiteños: Los Rucos.  Un grupo de adultos mayores bailan, con sus trajes típicos. Otra tradición declarada patrimonio es el himno y la recogida del trigo de la comuna de Alogincho.  A la voz de uno de los campesinos, el grupo que va a la cosecha responde, así hasta terminar la jornada diaria de trabajo.

Como espectadora está Fanny Estévez, de la parroquia de Checa. “Siempre le sigo a mi hija, ella participa en la danza y de paso disfruto de esta fiesta”, comenta.

A la fiesta mayor también asisten los productores y artesanos de la Mancomunidad del Chocó Andino y de las parroquias San Antonio de Pichincha, Pomasqui y la Comuna Carcelén Mitad del Mundo.  Panela, frutos cítricos, tejidos, chaguarmishqui, adornos elaborados con penco, así como bordados y dulces tradicionales, se encontraron en las carpas.

La tarde del sábado y la mañana del domingo fue el espacio para las presentaciones en escenario.  Cada una de las parroquias, de acuerdo con sus valores identitarios y sus tradiciones, hicieron su propuesta artística.  Por ejemplo Nayón, llegó al evento cargada de flores y plantas multicolores.  La representación giró alrededor de la vida que llevan las plantas y las personas que las cultivan y las cuidan.

Pacto, en cambio, representó al ave más importante del noroccidente como es el quinde o colibrí.  Las alas de estas aves fueron presentadas con largas y brillantes telas de colores.  Los movimientos de las bailarinas trataban de asimilar la agilidad de estos animales.

Nanegal simbolizó una escena que es motivo de fiesta en la parroquia, como es el matrimonio. La comparsa muestra como esta tradición moviliza a las personas de la parroquia alrededor de espacios como el parque, la iglesia y hasta los balcones de las casas.

A las 16:00 entró en escena la parroquia de Nono, sede del encuentro 2019.  Juan Carlos Zapata, presidente del GAD de Calacalí salió a su encuentro y entregó el bastón de mando a Santiago Enríquez, presidente de la parroquia visitante.  Estas dos parroquias hermanas a quienes les une, no solo el límite territorial, sino su gente, muchas de ellas familias y sus tradiciones, estrecharon lazos y se comprometieron a trabajar para el encuentro del próximo año.

Por su parte, Pablo Corral, Secretario de Cultura, entregó el priostazgo a Humberto Almeida, Administrador de la zona La Delicia, territorio en el que recae nuevamente la sede 2019.

El festejo se extendió hasta las 17:30 con la presentación del grupo de música tradicional “Proyecto Coraza”.  Así cerró el encuentro 2018, con mucha alegría y con los buenos deseos de volverse a ver, el próximo año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.