Nono: una conexión cercana con la selva, la fauna y los colores

Un privilegio de pocos en el mundo, tienen los ciudadanos de Quito. A tan solo  minutos de su ciudad andina y fría, ya se encuentran los primeros bosques húmedos subtropicales.

Un verdadero paraíso es la parroquia de Nono. Un bello y colorido pueblo, en cuyo entorno se pueden descubrir parajes y cosas posibles solamente en el realismo mágico de una tierra de orquídeas y profundo olor a frutas y café.

Nono es un nombre en latín que quiere decir noveno y que sirvió para identificar a la novena parroquia de la provincia de Pichincha, ahora adscrita al Distrito Metropolitano de Quito.

Está a 30 minutos de Quito y de allí se puede llegar a Guagrapamba, junto a Nono. Desde un atractivo parador que ofrece bocadillos típicos, se va montaña a través caminado, a caballo o en bicicleta, hasta una cascada escondida entre un gran risco andino y la espesura, con profundos olores vegetales.

Dice la leyenda que la prístina agua está dotada de energía positiva. La verdad que un baño en su fría poza no causa reacción, por el contrario y de manera inexplicable la percepción es de alivio, calma y fuerza.

El pueblo mismo de Nono ofrece casa que de tan conservadas son un atractivo. Luis del Castillo conserva y ofrece al turista su casa, llena de historias, escudos, espadas, espuelas y unos bizarros estribos moriscos en toda su apariencia.

Uno de sus atractivos es la antigua hacienda La Querencia. Un lugar recuperado no solo para la producción lechera, sino para el goce del turista que puede tener vivencias muy peculiares como el ordeño, la siembra o la vaquería a caballo.  Daniela Chávez administradora nos muestra la renovada y hermosa casa de hacienda que hoy se oferta p para recepciones y en cuyo interior está el restaurante del mismo nombre de la estancia.

El chef Marcelo Morillo ofrece ahí y como en restaurante Tierra de Fuego comida típica, variada que va de los platos más conocidos de la gastronomía nacional, a la parrillada, a la pasta e incluso a la pizza y a la hamburguesa. Todo a precios razonables.

El Presidente de la Junta Parroquial Santiago Enríquez es un decidido impulsor del turismo en el sector. Sabe del potencial de su naturaleza y su cultura y cree que la gente de Quito debe ir a gozarlo.

El Municipio Metropolitano de Quito apoya y patrocina la promoción masiva de los atractivos, los sabores y los olores únicos de esa zona selvática y cercana. En otra parte del mundo es difícil de creer y fácil de envidiar tanta variedad, tan cerca. El administrador Humberto Almeida personalmente supervisa todas las acciones encaminadas a difundir los tesoros de Nono y su entorno.

“Tan cerca de Quito, la naturaleza selvática, en un clima y entorno tan puro, se debe compartir y todos ganan”, dice el administrador zonal de La Delicia. Circunscripción a la que corresponde Nono, un lugar que de tan bello y próximo se ha convertido en hogar  para muchos Quiteños.

3 comentarios sobre “Nono: una conexión cercana con la selva, la fauna y los colores

  • el 19 octubre, 2018 a las 9:46 pm
    Permalink

    Hermoso lugar lleno de paz, aire puro y en la cascada su agua nos brinda mucha energía

    Respuesta
  • el 20 octubre, 2018 a las 1:00 pm
    Permalink

    Muy hermoso Nono pero falta la reserva Orquídeologica El Pahuma que está dentro de la parroquia y es tierra del Oso Andino.

    Respuesta
  • el 22 octubre, 2018 a las 1:47 pm
    Permalink

    Los barrio aledaños a Nono no tienen Agua Potable (Barrio Miradores)… No que es un derecho de todo ser humano…

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *