La labor de las entidades colaboradoras en el DMQ

La ‘Coordinación de Entidades Colaboradoras’ se creó como un ente asesor de la Agencia Metropolitana de Control en el año 2010, por medio de la Ordenanza Metropolitana No. 321. Este departamento posee la competencia única de acreditar a entidades que intervengan en un proceso dando seguimiento y haciendo auditorías constantes.

Para entender el rol de la Coordinación de Entidades Colaboradoras de la AMC, es necesario dejar en claro que la acreditación de una Entidad Colaboradora es similar a una alianza público –privada, en la que se llega a acuerdos con el sector privado para que a través de la prestación de un servicio, brinden auxilio a la parte de gestión administrativa del Distrito Metropolitano de Quito.

En el año 2013, el registro y aprobación de planos estaba a cargo de las Administraciones Zonales, lo cual implicaba gran cantidad de tiempo y mayores trámites burocráticos que, debido a la carga laboral, podían demorar varios meses. A partir de la acreditación de la empresa privada, siendo la primera el Colegio de Arquitectos del Ecuador, el trámite para el registro y aprobación de planos implica un máximo de 17 días.

Actualmente la Agencia Metropolitana de Control cuenta con dos entidades acreditadas: DESINTECSA S.A y ECP-CAE-P, quienes en los últimos 5 años han receptado más de 63.000 trámites y se han emitido alrededor de 35 000 certificados. Son estas entidades quienes además emiten un certificado de conformidad para que, posteriormente, el Municipio otorgue la Licencia Urbanística Metropolitana LMU 20.

Estos procedimientos garantizan una atención oportuna y de calidad que incluso facilita la comprensión y aplicación de la normativa por parte de la ciudadanía, con el propósito de evitar la indisciplina en el proceso constructivo.

La Coordinación de Entidades Colaboradoras es la encargada de emitir informes de las auditorías que se realizan a estas entidades acreditadas, es decir cumplen funciones de control para evitar cualquier irregularidad en la emisión de certificados y garantizar un servicio adecuado para la ciudadanía.

Este es un procedimiento que requiere un análisis continuo de la normativa y de la manera en la que se están llevando los procedimientos, la Coordinación actualmente cuenta con una Ingeniera Auditora y dos Arquitectos quienes desempeñan su trabajo con miras a mejorar el procedimiento constructivo y facilitar todo lo que engloba la tramitología de permisos y licencias de construcción.

Recordamos que cumplir con la normativa del proceso constructivo es una forma de asegurar el bienestar de los hogares o negocios de la ciudad. Así también hacemos un llamado a que la ciudadanía se apoye en estas Entidades Colaboradoras para facilitar la obtención de sus licencias, ya que este es un beneficio que no muchos lo conocen.

Si un ciudadano va a construir en el DMQ es necesario acudir a las Entidades Colaboradoras, recibir los certificados de conformidad, obtener en la Administración Zonal respectiva la Licencia Metropolitana Urbanística, notificar el inicio y finalización de obra a la AMC, para finalmente conseguir el certificado de finalización.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *