Se realizará exposición de Galo Galecio en el Centro Cultural Benjamín Carrión

La exposición ‘Bajo la línea del Ecuador. Galo Galecio y el universo afro’ en el Centro Cultural Benjamín Carrión se inaugurará este jueves 15 de agosto, a las 19:00, y estará abierta al público hasta fines de septiembre en las salas de exposiciones del Centro Cultural Benjamín Carrión y es parte de la programación de #AgostoMesDeLasArtes. La exposición incluye la presentación de la serie de xilografías Bajo la línea del Ecuador y una exposición bibliográfica relacionada con la cultura y la literatura afroecuatoriana.

En esta exhibición se presentará la serie de 30 grabados del virtuoso artista ecuatoriano Galo Galecio, publicados bajo el sello editorial La Estampa Mexicana, que datan de 1946 y que fueron expuestos por primera vez en el Centro Carrión en 1998. Además esta exposición se busca dar a conocer y revalorar lo que el fondo artístico y bibliográfico del CCBC posee para investigadores y personas interesadas en la historia y cultura afro del Ecuador. La investigación y elaboración de textos el breve catálogo de la muestra estuvo a cargo de Romina Muñoz Procel.

Uno de los objetivos de la exposición ha sido reconocer la riquísima producción gráfica de Galo Galecio, y a la vez destacar la estrecha relación que hubo en su época entre la producción literaria y las artes visuales. Este es un aspecto clave de la muestra, ya que permitirá recalcar la importancia del fondo bibliográfico y artístico del Centro Carrión y los posibles diálogos que estos generan.

Más allá de la inauguración, se realizarán al menos dos recorridos guiados, uno abierto al público en general y otro dirigido a investigadores y mediadores de los diferentes espacios culturales que integran la Fundación Museos de la Ciudad y otros espacios culturales públicos y privados, para que conozcan la singularidad y potencial del acervo del CCBC.

Galo Galecio (Vinces, 1906-Quito, 1993), grabador, dibujante y muralista, estudió en la Escuela de Bellas Artes de Guayaquil, durante los años veinte y treinta, colaboró como caricaturista en las revistas ‘El semanario’, ‘Mosaicos’ y ‘Cocoricó’.

Además, fue ilustrador gráfico de ‘Página Literaria’ de El Telégrafo y figuró como ensayista, editor y dibujante en otros periódicos y revistas. Asimismo, fue parte del colectivo ‘Alere Flammam’ y de la ‘Asociación de Artistas y Escritores Independientes’. Ambas agrupaciones cuestionaron el ideal civilizatorio que promovía el arte de ese tiempo y pusieron en valor las producciones ancestrales de la costa ecuatoriana.

En 1955 obtuvo el ‘Premio Baladona’ de la III Bienal de Arte celebrada en Barcelona, España. En 1957 y 1964 recibió el Premio Adquisición, categoría grabado, del Premio Nacional de Artes Mariano Aguilera y en 1987 el Premio Nacional de Cultura Eugenio Espejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *