Más barrios rurales y periféricos ya cuentan con agua potable y alcantarillado

Llegar a la ciudadanía más necesitada con servicios básicos es la principal preocupación de la actual administración municipal. Desde junio de 2019, la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (EPMAPS-Agua de Quito) invirtió 17,7 millones de dólares en la construcción de 71,23 kilómetros de redes de agua potable, alcantarillado y recuperación de quebradas.

En agua potable se extendieron 15,9 kilómetros, mientras que en alcantarillado se construyeron 52,57 kilómetros. En total, son 1,8 millones de habitantes beneficiados.

En saneamiento se ejecutaron 18 proyectos en un total de 52,57 kilómetros, principalmente en las parroquias rurales como Pifo, Guayllabamba, Guangopolo, Llano Chico, Tumbaco, Cumbayá, Zámbiza, Amaguaña, Conocoto y Calderón.   En total, son 90 mil habitantes beneficiados.

Asimismo, las obras de agua potable ejecutadas en las parroquias de Chillogallo, Guamaní y La Ecuatoriana permitieron que 18 000 habitantes tengan acceso a agua segura y permanente.

Además, se avanzó en la construcción de 6,68 kilómetros de la Primera Etapa del proyecto de agua potable Chalpi Grande- Papallacta; y 7,79 kilómetros de la línea de Transmisión Paluguillo – Parroquias Orientales.

En cuanto al proyecto de descontaminación de ríos, se invirtió 4,3 millones en la construcción de interceptores en las quebradas Cornejo, Caupicho, Shanshayacu y Capulí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.