ConQuito y Maquipucuna se unen en pro de la conservación y desarrollo del bosque del Chocó Andino

Wilson Merino Rivadeneira, director ejecutivo de la Agencia de Promoción Económica ConQuito, visitó la reserva ecológica Maquipucuna con el objetivo de impulsar el desarrollo productivo de las potenciales cadenas de valor de las parroquias rurales del noroccidente de Quito conservando los recursos naturales en especial la Reserva del Chocó Andino.

Mediante Ordenanza Municipal del Distrito Metropolitano de Quito (DMQ) Nro. 137, la Agencia de Promoción Económica ConQuito desarrolla planes integrales, diversifica la producción y motiva la comercialización para los productores agropecuarios, promoviendo la ganadería sostenible, agricultura orgánica y regenerativa, restauración con fines productivos y generación de relaciones de comercialización de consumo responsable entre el campo y la ciudad.

A partir de mayo del presente año, ConQuito viene trabajando, en conjunto con la organización no gubernamental Maquipucuna, en búsqueda de fondos que permitan la financiación de sus proyectos. El 19 de mayo, se presenta ante la Agencia Gubernamental de Noruega Norad, el proyecto ‘Green Investment Model for Rainforest Conservation’, mismo tiene el objetivo de preservar y reducir la pérdida de bosques tropicales que contribuyan a la estabilidad climática, proteger la biodiversidad y promover el desarrollo sostenible. ConQuito y Maquipucuna firmarán un acuerdo si la propuesta resulta ganadora. Las dos instituciones serán aliadas estratégicas en la ejecución de los fondos.

El Bosque del Chocó Andino, tiene una superficie aproximada de 2 860 kilómetros cuadrados.  Se encuentra en el noroccidente de la Cordillera de los Andes, dentro del DMQ y sus alrededores. Se han detectado alrededor de 30 especies grandes de fauna como olingos, tigrillos, raposas rojiblancas, venados y osos de anteojos (siendo esta su especie emblemática); así como 214 especies de mamíferos que cuentan con 989 registros; además de 2 814 registros de aves que se alimentan y crecen en él.

También acoge al 78.4% del total de especies vegetales del Ecuador, de los cuales el 2.5% es flora endémica. Posee 1 960 especies de plantas y se adorna con un centenar de variedades de orquídeas, de estas 76 especies vegetales están en la lista de especies en peligro de extinción.

Este mítico bosque también es agua. Los bosques del Chocó Andino brindan servicios ecosistémicos que garantizan el hábitat y la vida,  servicios de captura de carbono, así como el abastecimiento de agua de las ciudades en las que cruzan sus afluentes, como las ciudades Quito (capital del Ecuador), San Miguel de los Bancos y Pedro Vicente Maldonado, siendo fuente de agua potable, para riego productivo, así como de generación de energía eléctrica.

Por este motivo, la población del Bosque del Chocó Andino de las Parroquias de Pacto, Nanegal, Nanegalito, Gualea, Nono y San José de Minas que se encuentran dentro del Bosque del Chocó Andino, en apoyo con ConQuito, han visto la necesidad de buscar nuevos aliados estratégicos que permitan la conservación y protección de este reducto de bosque, señalando que este modelo de gestión se encuentra en la mira de todo el mundo.

Esto conlleva una gran responsabilidad por cuanto la estrategia planteada, permite proteger alrededor de 286 mil hectáreas de bosque tropical, por lo que es importante involucrar a otros actores no solo locales, sino mundiales, que apoyen la conservación y la regeneración de este importante patrimonio mundial.

A más de esto, en el sector viven más de 10 mil  familias que se encuentran con una economía de subsistencia, motivo suficiente para apoyar y buscar el desarrollo de esta población, en conjunto con la conservación de la naturaleza.

Para mayor información comuníquese al correo drecalderegion3@gmail.com

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.