Hoy se conmemora los 200 años de la Proclama de Quito

El 20 de enero de 1822 se emite la ‘Proclama del Gran Mariscal de Ayacucho General Antonio José de Sucre a los habitantes del Departamento de Quito’, texto que anunciaba a los quiteños que el ‘Ejército Libertador’ acudiría en defensa de su libertad, el honor de la Nación, la conservación de sus propiedades, de sus vidas y de la fe de sus padres.

A través de varios historiadores conocemos sobre este texto y la gesta heroica que desembocó en la Batalla de Pichincha, del 24 de Mayo de 1822.

La ‘Proclama del Gran Mariscal de Ayacucho General Antonio José de Sucre a los habitantes del Departamento de Quito’ era un llamado a la calma, a la confianza de que, guiados por esos nobles propósitos, se lograría finalmente la victoria; también era una arenga para estimular el fervor patriótico y conseguir el máximo apoyo al ejército libertador: “…el humo de nuestra sangre será el sacrificio que presentemos por vuestra dicha”, concluía Sucre al finalizar el texto.

Esto después que, en 1820, luego de la proclama de independencia de Guayaquil, toman mayor fuerza las ideas y acciones para liberar los territorios de la Real Audiencia de Quito del dominio español. En 1821, Simón Bolívar envía a Antonio José de Sucre a Guayaquil para liderar ‘la campaña militar en los territorios de la presidencia de Quito’.

Luego de la proclama, Sucre y su ejército marcharon en dirección al sudeste, hacia Cuenca, donde las fuerzas enviadas por San Martín se unieron a su ejército. El 22 de enero de 1822, desde el cuartel general de la División ubicado en Samborondón, Sucre dispuso el inicio del movimiento con dirección al sur. Empleando diferentes medios rudimentarios de navegación, se embarcaron las tropas patriotas en Guayaquil con destino a Puerto Bolívar, para seguir el siguiente itinerario: Machala, Pasaje Yulug, Saraguro, Cuenca.

La vanguardia de la columna de marcha que estaba constituida de elementos de los batallones Albión y Guayaquil y por el escuadrón Dragones. El 29 de enero llegaban escalonadamente a Pasaje tres compañías del batallón Paya y el resto de la División, excepto las tres restantes compañías del Paya que arribaron el 30. El 31 de enero reiniciaron la marcha. El 5 de febrero la División completa se encontraba ya en Yúlug.”

Finalmente, el 24 de Mayo se daría la batalla en las faldas del volcán Pichincha y el cumplimiento del compromiso expresado en la proclama del 20 de enero: la victoria y con ella la libertad.

Esta es la historia de aquel 20 de enero de 1822 que marcó la gesta libertaria del 24 de Mayo y de la que hoy celebramos el Bicentenario.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.