Inició reemplazo de tuberías antiguas para mejorar el servicio de agua potable en parroquias rurales

El Municipio Metropolitano, a través de Epmaps-Agua de Quito, soluciona antiguos problemas de continuidad en la provisión del servicio en las parroquias Pifo y Yaruquí, a través del cambio por tuberías de PVC, a la antigua red de asbesto cemento proclive a constantes roturas como producto de su vetustez.

Para beneficio de alrededor de 1000 habitantes, en Pifo se reemplazó 1687 metros de redes de agua potable y se instaló 66 nuevas conexiones domiciliarias. La renovación de tubería en el sector de Calluma contempla los cambios en las calles: Diego de Vásquez, Tulio Garzón, Amazonas, Gonzalo Pizarro y Oriente.

En Yaruquí la población atendida es de 1450 habitantes, para cuyo beneficio se cambió 1505 metros de asbesto cemento por PVC, y se realizó 67 conexiones domiciliarias.

Epmaps lleva adelante un plan de renovación de tuberías con el fin de contrarrestar las continuas fugas de agua que se producen, principalmente, en las parroquias rurales. En Alangasí, Amaguaña, La Merced y Pintag, arrancan los trabajos en marzo, con una inversión superior a los 850 mil dólares.

En la ciudad se registra un promedio diario de 60 fugas, muchas de las cuales se producen en las parroquias rurales debido al tiempo de vida útil de la red que, en varios de los casos, data de hace 50 años. Al corto plazo, la Epmaps prevé reemplazar el 5 % de tuberías antiguas, esto es alrededor de 350 kilómetros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.