GuaguaMet llegó a su fin en el Centro Cultural Metropolitano

El viernes 4 de agosto, concluyó el campamento vacacional GuaguaMet, desarrollado por el Municipio de Quito, en el que participaron niños, niñas y jóvenes que habitan en distintos sectores del Distrito Metropolitano.

El Centro Cultural Metropolitano – MetQUITO, en su clausura se llenó de los trabajos realizados por los participantes en el campamento. Como parte del evento se organizó una exhibición en la que estuvieron presentes los representantes de los participantes.

Los más pequeños abrieron el evento con una divertida representación teatral de la leyenda quiteña “Cantuña”. Los representantes se mostraron entusiasmados al ver la participación de sus hijos.

Nathaly Ordoñez, mamá de Martín, parte del grupo La Tola, cuenta que es la primera vez que su hijo asiste a este campamento y que lo ha visto muy emocionado durante las tres semanas que duró el vacacional, espera que el Municipio continúe promoviendo este tipo de iniciativas para brindar a los niños espacios en los que puedan aprender y divertirse durante las vacaciones.

Dylan Sanguano de diez años, asistió al campamento con sus primos Jorge y Anderson; él nos cuenta que aunque es muy tímido y le cuesta hacer amigos, aquí pudo hacer varios, ésta fue una gran experiencia para él porque aprendió muchas cosas nuevas como a dibujar y pintar con distintas técnicas.

Mateo Valdivieso de nueve años, no puede contener la alegría al contarnos su experiencia, él ha hecho tantos amigos que ya no se acuerda los nombres de todos, dice que una de las cosas más divertidas que hizo fue el paseo en el que conocieron personajes tradicionales de la ciudad como el “trompero” (señor que elabora trompos en el barrio La Ronda), la señora que confecciona los trajes para los “niñitos Jesús” y el señor que prepara las colaciones (dulces tradicionales quiteños) en la calle Rocafuerte.

Romina Parrini y Dylan Marín cuentan la anécdota de cómo se hicieron buenos amigos, cuando ella casi se cae en uno de los corredores del Met y todos empezaron a reírse, pero Dylan la ayudó, Romina confiesa que aunque sintió mucha vergüenza en ese momento, gracias a su tropiezo pudo desinhibirse con sus compañeros y empezar a conocerlos.

Para finalizar el evento, los padres de los chicos asistieron a una de las salas del “Patio La Picota”, dentro del Centro Cultural, allí apreciaron los trabajos realizados por los niños durante el campamento.

En la entrada del salón nos encontramos con un árbol de los personajes emblemáticos de la ciudad, en cada una de sus ramas hechas con cuerdas y papel maché, cuelga el nombre de un personaje distinto de la ciudad.

En las paredes centrales del salón vemos una muestra colgante de arte en cartón, son las siluetas de los chicos del grupo San Juan, una representación autobiográfica en la que cada niño describe su personalidad, usando distintos adjetivos escritos en pequeños rótulos colocados dentro su silueta.

En el fondo de la sala vemos los dibujos hechos por los niños del grupo denominado San Roque, en ellos plasmaron las calles, casas, plazas e iglesias del Centro Histórico, desde la experiencia que tuvieron relacionándose con la historia y personajes de este sector patrimonial de la ciudad a lo largo de estas tres semanas.

Para concluir el evento los chicos compartieron una pambamesa, mientras se despedían con nostalgia de sus amigos y monitores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.