Alzheimer una caminata para concientizar sobre esta enfermedad

Alrededor de 4 000 personas disfrutaron de la camita realizada, este domingo 24 de septiembre, por el día Mundial del Alzheimer. A las 08:00 desde la avenida Amazonas y Eloy Alfaro arrancó la caminata, un recorrido de un kilómetro, para llegar una hora después a la Cruz del Papa en el Parque La Carolina, los participantes coreaban Qué el Alzheimer no nos detenga, portaban carteles y globos de variados colores.

La jornada sirvió para concientizar a la ciudadanía, en general, sobre la situación de los Adultos Mayores, pero sobre todo sobre enfermedades como demencia senil y el Alzheimer, una forma de demencia entre las personas mayores. Un trastorno cerebral que afecta gravemente la capacidad de una persona de llevar a cabo sus actividades diarias.

Walter Salvador, Presidente de la Fundación TASE, Trascender con Amor, Servicio y Excelencia (TASE) una de las instituciones que realizaban esta caminata señaló que “estamos iniciando una caminata para visibilizar dentro de la sociedad la problemática, yo diría del adulto mayor, el tema de las demencias y específicamente el tema del Alzheimer que son parte de los problemas que agobian a este sector de la población que son los adultos mayores».

El Municipio de Quito, a través del Patronato San José, brinda a los adultos mayores talleres de memoria y recreativos que contribuyen a frenar el deterioro cognitivo. Más de 25.000 adultos mayores se benefician de los servicios gratuitos. Existen más de 400 puntos distribuidos estratégicamente en Quito.

Ana Leonor Ruata de Sesenta y Piquito, participante de la caminata hizo un solo pedido «que nos entiendan, que nos comprendan, porque a veces, porque somos mayores nos dejan a un lado, eso no queremos sino que nos tomen en cuenta».

El Alzheimer y otras demencias afecta al 5% de las personas de 65 años, pero esta cifra se va duplicando cada 4 años hasta alcanzar el 30% a los 80 años y sobre los 90 años se afecta el 50% de las personas y en el Ecuador de hoy, se calcula, que hay de 80 mil a 100 mil personas con esta enfermedad, según los datos que maneja la Fundación TASE.

Adriana Sancho representante del Club de la Memoria para los abuelos manifestó que el objetivo de la caminata es que “las personas puedan tener una vida normal, ayudándoles desde la parte médica, con el diagnóstico y las medicinas. Pero lo más importante es la actividad que debe tener el adulto mayor. Debe tener actividad, no se lo debe esconder, tenemos que saber que mientras mejor este la persona que tenga actividad, su calidad de vida va a ser buena».

La carga de esta enfermedad, normalmente, recae en un familiar, quien se ve afectado por el deterioro que sufre su ser querido, peros según los expertos, también tiene sus beneficios para los parientes, entre ellos, crecimiento personal, mayor paciencia, resiliencia y autoconocimiento, crecimiento espiritual y fe.

Cecilia Ordóñez, directora del Centro de Alzheimer de la Fundación TASE indicó que “la sociedad tiene que cambiar, debe entender que el Adulto Mayor es una persona que ha tenido mucha experiencia, mucha sabiduría. Están aquí para llamarnos la atención sobre los verdaderos valores como son el amor, el servicio, es la atención, el cuidado, es la escucha, es la paciencia nosotros tenemos que estar pendientes de lo que ellos nos van a enseñar cosas valiosas de la vida».

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.