En Quito se vive la Navidad

Los fuegos pirotécnicos se tomaron el cielo, la noche del 16 de diciembre, como parte del encendido del pesebre gigante, el más grande de América Latina, ubicado en el Panecillo, en el Centro de Quito.

Mauricio Rodas, alcalde Metropolitano, inició la cuenta regresiva y al llegar al cero, el Pesebre se iluminó, bajo la mirada de todos quienes llegaron hasta el Itchimbía para participar de esta celebración tradicional en nuestra ciudad.

«Quiero decirles que esto es parte de una tradición quiteña que ha ido creciendo, año a año, Somos un pueblo profundamente católico que disfruta la Navidad en la unidad de su familia y que además, aprovecha estas fiestas para desear lo mejor en el próximo año” manifestó Mauricio Rodas.

El pesebre se enciende cada diciembre, el día de inicio de la novena, para dar la bienvenida a la Navidad y de esta manera iluminar las noches quiteñas. Está compuesto por 9 figuras de entre 10 y 35 metros de alto. Los Reyes Magos, San José, los animales, el niño Jesús en su cuna y una estrella de Belén, las cuales acompañan a la virgen de Legarda conocida como de El Panecillo que representa a María.

Un total de 19.200 bombillos y 660 mangueras led iluminan el Pesebre del Panecillo. Juan Pablo Solórzano, gerente de la EPMMOP, precisó que “El Pesebre es una obra de infraestructura muy importante, porque son 9 estructuras que van entre 25 y 30 metros de alto y tienen una iluminación especial, inclusive con el soterramiento de los cables lo que permite ver un espectáculo muy precioso”.

Adornos de Navidad como campanas y renos han sido localizados en 12 lugares de la ciudad, así Quito comienza a vivir las fiestas de Navidad y la despedida del Año 2017.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.