´Mujeres y Desarrollo´, un taller dirigido al personal de prevención y respuesta

Este miércoles 10 de enero de 2018, cerca de 500 mujeres pertenecientes a los organismos de prevención y respuesta de instituciones municipales y del Gobierno participaron en el taller “Mujeres y Desarrollo Profesional”, que efectuó el Municipio de Quito bajo la coordinación de la Secretaría de Seguridad y Gobernabilidad.

Juan Zapata, Secretario de Seguridad y Gobernabilidad, indicó que, esta mañana se realizó una gran jornada de motivación al personal femenino de todas las instituciones de seguridad integral, Agentes Metropolitanas de Tránsito, Policía Nacional, Ejército Nacional, Policía Metropolitana y de la Secretaría de Seguridad y del COE-M.

“Esto es muy importante puesto que las mujeres que llegaron recibieron testimonio de mujeres que han puesto un “plus” en sus vidas, como es el caso de una de las disertadoras Janeth Hinostroza en el periodismo o María León una emprendedora que aunque no tiene extremidades utiliza su boca para tejer y crear sus propios diseños de bufandas”, dijo Juan Zapata.

Manifestó que ha sido una jornada muy hermosa ya que mujeres de varias instituciones llenaron el auditorio de la Policía Metropolitana para escuchar la vivencias, anhelos y dificultades que han tenido que afrontar en diferentes ámbitos mujeres, pero que han llegado a cumplir con sus metas profesionales, son amas de casa, esposas, madres y mujeres líderes son un ejemplo de coraje, tesón e inteligencia.

Janeth Hinostroza destacada periodista de un canal de televisión indicó que a lo largo de la historia las mujeres han demostrado que son capaces de hacer cosas muy importantes, han estado inmersas en los procesos de libertad de los pueblos, han incursionado exitosamente en la política, educación, investigación, en el periodismo y en cualquier rama que se lo proponen contribuyendo al desarrollo de la ciudad.

Indicó que para quienes llegaron esta mañana al taller es importante conocer testimonios con el único objetivo de que se motiven y que den un giro muy fuerte a lo que tradicionalmente realizan los organismos de seguridad y control en las ciudades del Ecuador.

Cree que todas la mujeres deben pararse frente a un espejo y preguntarse qué quiero hoy, y cuando definan el propósito el siguiente paso es decir “yo quiero” y “puedo hacerlo”; ya que nada es imposible cuando hay el deseo y la seguridad y que a esto se acompaña los valores aprendidos en el hogar, la ayuda de su pareja porque solo trabajando en equipo se logran las metas y objetivos.

Otra de las ponentes en esta jornada, Mili Salazar, subteniente de la Policía Nacional, que se desempeña como piloto indicó que esta ha sido una jornada espectacular donde cientos de mujeres llegaron para conocer vivencias, intercambiar las suyas con otras mujeres.

La oficial de Policía manifiesta que a nivel mundial se evidencian cambios donde el rol de la mujeres en las instituciones jerarquizadas es el mismo que el de los hombres; las tareas son iguales en sus caso hace lo mismo que haría un piloto varón y ahora el reto es capacitarse más y más para no solo ser igual que los varones, sino para ser mejores.

“Tenemos muchas ventajas las mujeres, hacemos todo con más pasión, con mayor cuidado, si queremos aprender o hacer algo simplemente le ponemos el corazón y todas las ganas ya que es algo que hemos elegido” dice Mili.

La oficial Salazar dice que en la Policía Nacional las mujeres no tienen ningún trato diferenciado, debemos hacer hombres y mujeres lo mismo para alcanzar sus metas y recomienda a otras mujeres que quieran ingresar a instituciones jerarquizadas deben hacer las cosa muy bien para no deber favores a nadie ganándose todo con capacidad, esfuerzo conocimiento pero sin perder ese toque femenino que las hace únicas.

María León es una mujer emprendedora de 46 años que nació sin extremidades, tiene un quiosco en el centro de Quito. Confecciona tejidos con la boca y también compra a concesión bordados de Otavalo y los comercializa.

Sin duda alguna doña María León es un ejemplo de superación puesto que demás de ser una pequeña empresaria, es madre de familia y esposa, pese a su discapacidad trabaja día a día para apoyar en la economía de su hogar. “Es asombroso como a pesar de sus limitaciones María León ve la vida con entusiasmo y nosotros que tenemos manos y pies no debemos quejarnos de nada y hacer lo que nos corresponde con profesionalismo pero con ese toque femenino que hace que salgan bien las cosas”, dice Verónica quien trabaja en la AMT.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.