Los niños celebraron su día en el parque Rumipamba

“Nos hicieron cansar, pero nos divertimos, fue muy emocionante”, fueron las palabras que David Gonzáles, de 10 años de edad, eligió para relatar lo que él y sus compañeros sintieron en el concierto por el Día del Niño, que se realizó en el Parque Arqueológico y Ecológico Rumipamba, el viernes 01 de junio en horas de la mañana.

Este evento, organizado por el Instituto Metropolitano de Patrimonio, IMP, contó con la presentación del músico mexicano Luis Delgadillo y su grupo de artistas Los Keliguanes, quienes a través de su ingeniosa participación, pusieron a grandes y pequeños a saltar, bailar, reír e incluso, gritar de la emoción.

Al concierto, de carácter gratuito, asistieron niñas y niños del Centro del Muchacho Trabajador, quienes con sus maestros, padres y otros menores que acudieron al homenaje, corearon las canciones de Delgadillo, que en su gran mayoría, apelaban a elementos del patrimonio inmaterial de México y el Ecuador.

En ese sentido, los cuentos y mitos de la tradición oral (patrimonio inmaterial) son un recurso que retoma Luis Delgadillo, para recrearlos en zanqueros y malabaristas, que hicieron volar la imaginación de los niños y niñas hacia mundos fantásticos, donde suceden historias que sin duda quedarán en la memoria de los asistentes: “Yo creo que es una obra maravillosa para que en estas fechas los niños, y también las personas adultas que estuvimos ahí, la pasemos bien”, manifestó Mónica Guerreo, docente del Centro del Muchacho Trabajador, en relación al concierto.

De esta forma, el Parque Arqueológico y Ecológico Rumipamba se suma a la lista de sitios patrimoniales que buscan consolidarse como espacios propicios para el uso y acercamiento de las personas al patrimonio quiteño; ya que por una parte el concierto se realizó en uno de los principales exponentes arqueológicos de Quito, pero también se buscaba por medio de las canciones y presentaciones apelar al rescate de rondas y canciones infantiles, como claros referentes de la memoria y oralidad de las niñas y niños.

Bajo este contexto, principios lúdicos como la diversión, el ocio y el entretenimiento, considerados derechos fundamentales de las niñas, niños y adolescentes, fueron las herramientas de las que se sirvieron Luis Delgadillo y Los Keliguanes para recordar a los asistentes, que si bien es cierto los menores tienen obligaciones que cumplir, también tienen derechos que como sociedad debemos garantizar:

Además, vale recalcar que el concierto es 100% interactivo y utiliza no sólo el escenario principal, sino todo el espacio del público; ya que los asistentes manipulan máscaras y títeres; también escuchan canciones en las que saltan como El piojo o espantan a los demás con ayuda de Los diablitos.

“Fue algo hermoso. Los niños se divirtieron pero también aprendieron. Necesitamos más espectáculos como este”, declaró Leticia Lajo, que había acudido al concierto a acompañar a su hijo con capacidades especiales, que a pesar de sus 35 años de edad, mantiene la edad mental de un niño de dos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *