Rituales fúnebres en un recorrido teatralizado

El recorrido arranca con una tibia colada morada acompañada de su guagua de pan. El reloj marca las 18:00 y alrededor de 150 personas se encuentran expectantes por iniciar una visita, muy especial, que les permitirá conocer más sobre los ritos y tradiciones mortuorias en la ciudad.

Esta es la propuesta de la Fundación Quito Eterno realizada “con la finalidad de rescatar la memoria de los ancestros” dice Supay, el Dios de la Muerte Inca o simplemente el Diablo, personaje que acompaña a los visitantes en la primera parte de este recorrido.

Caminando sobre el piso de piedra del Convento de San Diego y arrastrando una gran capa negra, Supay cuenta como la vida y la muerte están siempre juntas. El arte religioso lo demuestra dice, entre risas. Muchas historias y tradiciones se cuentan de este lugar: El Convento y Cementerio de San Diego.

La más famosa, es la leyenda del Padre Almeida. Alma en Pena, segundo personaje en este camino de recuperación de la memoria, muestra la ventana que le permitía, cada noche, escaparse del Convento.

Alrededor de dos horas y media, dura el recorrido. Entre tumbas y mausoleos, hierbas curativas y quedados se van tejiendo las historias. Cuatro personajes de Quito acompañan este andar.

Lucia Yánez, directora de Quito Eterno recalca que “la gente está muy contenta. Nosotros facilitamos, a través de los personajes y la narración de historias, de la música, de la comida, acercarnos a los patrimonios que tiene Quito como San Diego, que es un patrimonio material y las tradiciones, leyendas, costumbres que son parte de nuestra vida, el patrimonio inmaterial”

La propuesta de Quito Eterno “es una propuesta respetuosa, sensible sobre nuestros antepasados y cómo los recordamos y cómo siguen presentes hoy también”, reitera Lucia.

La noche se cierra con la música de InConcerto, colectivo de músicos y gestores que crean espacios y canales para la difusión de la música clásica. A través de su repertorio musical representan como se concibe lo fúnebre y sus distintas cosmovisiones.

Julio Enríquez participante en el recorrido señaló sobre la propuesta de Quito “Estupendo, que “Me encantó. A mí me parece que es un proyecto que lleva muchos años y que cada vez tiene más espectadores, más gente que viene a gustar de este proyecto tan interesante”.

“Muy interesante, muy ilustrativo, cultural me ha gustado muchísimo Es una forma de recuperar las tradiciones y la historia de Quito, me ha llenado todo lo que vi y oí”, dice Rolando Ochoa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *