1353 pacientes COVID-19 positivos han recibido teleasistencia nutricional

  • En esta actividad participan nutricionistas del proyecto PREMAQ

Desde diciembre de 2020 se realiza el plan de tele asistencia nutricional para personas que a través de la prueba diagnóstica PCR dieron positivo a COVID-19. Hasta la fecha se han atendido a través de esta metodología a 1353 pacientes, de los cuales el 52.9% (715) corresponde a población de sexo femenino y el 47.1% (638) al sexo masculino.

La atención a las personas COVID-19 positivas se realiza mediante teleasistencia, aplicando las tecnologías de información y comunicación (TIC’s), en este caso llamadas telefónicas o videollamadas con una duración de 20-40 minutos, lo cual favorece la atención, dado que es posible ampliar la cobertura de la atención en el tiempo preciso dentro del aislamiento preventivo.

Del total de usuarios atendidos, el 73% refiere presentar síntomas como: fiebre, tos, cansancio, disnea, mialgias, dolor de garganta, congestión nasal, cefaleas, náuseas, vómito, diarrea, conjuntivitis, erupciones cutáneas o cambios de color en los dedos de manos y pies. El 27% informa no haber presentado síntomas.

El plan está a cargo de un equipo de nutricionistas del proyecto PREMAQ quienes realizan evaluaciones que incluyen una valoración nutricional subjetiva y brindan consejería al paciente y a su familia, y documentan la información para brindar asesoría personalizada. A través de esta actividad se ofrece una intervención completa que incluye prevención, monitoreo, diagnóstico nutricional, educación y promoción de estilos de vida saludable.

Dada la realidad actual y el distanciamiento se excluyen los datos antropométricos (peso, talla, circunferencia abdominal) para evitar la interacción y contacto con las personas diagnosticadas con COVID-19.

Sin embargo, el abordaje nutricional realizado por los profesionales toma en cuenta el estado nutricional referido por el usuario (bajo peso, peso normal, sobrepeso u obesidad), enfermedades preexistentes (diabetes, presión alta, cardiopatías, cáncer, entre otras), sintomatología, hábitos de alimentación y actividad física, encuestas alimentarias (recordatorio de 24 horas, frecuencia de consumo), para brindar las recomendaciones correspondientes.

Las personas COVID-19 positivo reciben dos teleasistencias aproximadamente de acuerdo a cada caso, en el primer control lo que se logra es que, mediante las diferentes encuestas nutricionales, se evalúen los hábitos de alimentación y actividad física de cada usuario.

Partiendo de dicha evaluación se realiza la consejería nutricional mediante una conversación cálida entre el profesional de nutrición y el usuario o familiares con el fin de motivarle a realizar las modificaciones pertinentes a sus hábitos.

Para finalizar el primer control se realiza un cierre y toma de acuerdos, los cuales son registrados cuidadosamente para el seguimiento. En el segundo control o seguimiento se basa en los acuerdos tomados de la primera intervención, en donde se evalúa el grado de cumplimento.

Durante el mes y medio que se ha puesto en práctica el plan de teleasistencia nutricional, se ha logrado muy buena acogida de parte de los usuarios, quienes manifiestan sentir la empatía de los nutricionistas en un tema delicado como la alimentación y estilos de vida saludables, especialmente en tiempos tan difíciles como los que se viven en la actualidad.

Es importante recordar que en mayo de 2020, el Municipio de Quito, a través de la Secretaría de Salud, inició la estrategia de toma de muestras para detección del COVID-19, la cual ha detectado prematuramente varios casos positivos y se ha podido dar los debidos cuidados paliativos y el aislamiento preventivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.