Operativos de control evidencian desobediencia ciudadana en Calderón

Durante los operativos interinstitucionales preventivos y de control que se realizaron este sábado 20 y domingo 21 de febrero, en diferentes horarios, se evidenció la desobediencia ciudadana en las vías y espacios públicos de las parroquias de Calderón y Llano Chico.

Estas tareas se encaminaron al control disuasivo del espacio público, ventas ambulantes en áreas públicas, control de LUAE y cumplimiento de la normativa de bioseguridad.

Personal de Seguridad Ciudadana y Gestión de Riesgos de la Administración Zonal Calderón, comentaron que es alarmante la falta de compromiso y responsabilidad de parte de la población de la zona, que hace caso omiso a las disposiciones emitidas por las autoridades de turno, para enfrentar la emergencia sanitaria presentada por la propagación del coronavirus en el distrito.

El equipo interinstitucional de seguridad y control de la zona, este fin de semana reportó, las siguientes novedades:

  • San José de Morán: cierre de una licorería.
  • San Juan de Calderón: suspensión de dos licorerías.
  • Julio Zabala: sanción por no disponer de permisos para funcionar (licorería).
  • Centro parroquial de Calderón: sanción por libar en espacio público.
  • Carapungo: 85 exhortos realizados en varias calles y en una cancha deportiva ubicada en El Doral, por aglomeración de personas y por irrespeto a las medidas de bioseguridad.
  • Galo Plaza Lasso: desalojo de cinco ventas informales.
  • Ignacio de Veintimilla y el Doral: un acto de inicio por no usar mascarilla.
  • Padre Luis Vaccari, desalojo de ocho ventas informales.
  • Río Cayambe: seis ventas informales
  • Río Marañón: exhorto a propietarios de una licorería en funcionamiento, en horario no permitido.

En cumplimiento de esta tarea, en las calles Isla Puna y Galo Plaza Lasso, en Carapungo, se atendió una denuncia comunitaria por una fiesta familiar y exceso de ruido.  Además, en el barrio Colinas del Vergel Lote A3-5, en el sector de San José de Morán, se clausuró una gallera, por no contar con los permisos de funcionamiento y por aglomeración de personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.