Mujeres de frente a la pandemia

“Venían temerosos, con la mascarilla en el cuello, uno tras otro sin guardar la distancia de 2 metros, algunos esperaban en la fila comiendo cualquier cosa, otros gritaban que los dejen entrar; tuvimos que pedir ayuda a los agentes de control, pero la gente estaba a un hilo de descontrolarse, era un 9 de marzo de 2020; nadie sabía lo que se venía ¡La pandemia de la COVID-19 había empezado en Quito!

Así recuerda, Gabriela De Los Santos, directora del Balcón de Atención Ciudadana de la Administración Zonal Centro, el inicio de la emergencia sanitaria del pasado año, debido al coronavirus.

De los Santos destaca este 8 de marzo como una fecha mucho más especial que la de años anteriores, pues dice “como mujeres creíamos que era parte de nuestras costumbre salir adelante”; pero en nuestro trabajo como servidoras municipales “hemos mirado a la pandemia a los ojos ¡todos los días!

Con el pasar del tiempo, tanto la ciudadanía y nosotras como mujeres supimos manejar mejor la atención al usuario, dice, agrega -con cierta pasión en sus palabras- “Dejamos a un lado temores y en su momento hasta riesgos a nuestra vida, pero “¡nunca, nunca dejamos de servir a la ciudadanía.

Gabriela es una de las tantas mujeres que atienden en los balcones de servicios de las 9 Administraciones Zonales del Municipio de Quito.

Sostiene que desde que inició la pandemia, atendió de marzo a mediados de junio del 2020 a alrededor de 8 mil ciudadanos por medio de los distintos canales de atención ya sean estos virtuales o telefónicos, que luego se sumaron a la atención presencial que continúa hasta el día de hoy.

Su voz se vuelve enérgica, firme, segura y sus ojos dejan ver cierto orgullo por su trabajo y decir sin miedo “Como yo, muchas mujeres demostraron su rol de madres, de hijas, de compañeras y su vocación de servir; por ello, invitó a todas la mujeres municipales, a las mujeres de Quito y del mundo a seguir empoderándonos todos los días sin importar los obstáculos a los que nos enfrentamos y alcanzar la reivindicación de nuestros derechos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.