Productores de Checa y Pimampiro vivieron un día de trueque

En medio de una colorida celebración a la Pachamama, los productores de San Pedro de la Tola de Checa realizaron el primer ejercicio de trueque con visitantes de Pimampiro para revivir esta tradición ancestral y probar nuevas alternativas de comercialización sin dinero.

Checa es una parroquia en donde aún se siente la ruralidad. Tiene grandes y pequeñas extensiones de cultivos en las que se puede apreciar su producción de maíz, fréjol, frutillas y las flores que son un ícono del sector. Aquí se encuentra la comunidad de San Pedro de la Tola que conserva tradiciones ricas ligadas a la producción agrícola.

Los vecinos de este sector fueron quienes por primera vez recibieron -la semana pasada- a los productores del cantón Pimampiro de la provincia de Imbabura para aprender y comprender sobre esta práctica ancestral que se ha ido perdiendo con el tiempo.

Y es que, frente a la crisis, el Municipio de Quito impulsa proyectos que fomenten la productividad. En esta ocasión, la Administración Zona Tumbaco realizó un acercamiento con el Gobierno Autónomo Descentralizado de Pimampiro para encontrar mecanismos alternativos de comercialización que beneficien a los productores del Valle de Tumbaco. De manera generosa, el GAD de San Pedro de Pimampiro, ha compartido sus experiencias y lineamientos para organizar el trueque.

De esta manera se hizo un primer ejercicio de cambeo, como dicen las autoridades de Pimampiro.  María Angelita Andrango, vino junto a una comitiva como una de las productoras para realizar intercambios con la gente de Checa.

Angelita comentó que el trueque en su tierra es milenario, “más de 4 mil personas se reúnen cada viernes antes del Domingo de Ramos para realizar el cambeo”. También dijo que realizan trueque en sus ferias o que intercambian servicios con productos, por ejemplo, las clases de un profesor para sus hijos lo cambian por queso, huevos, leche o incluso una gallina.

María Angelita dijo que no solo llegó a Checa para hacer un trueque de artículos con los moradores de San Pedro, pues ella trajo semillas y duraznos, sino que también “venimos a compartir saberes y valores porque esta práctica requiere solidaridad sin utilizar dinero”.

La jornada del trueque comenzó con danza, el GAD parroquial y la población de Checa recibieron a los habitantes de Pimampiro con cariño, realizaron una pequeña muestra de su historia y tradiciones, para luego llevarlos por un tour hacia varias granjas ecológicas y emprendimientos de la parroquia.

Entre los productores de Checa se encontraban Germán Meisicho, quien junto a su familia cultiva legumbres y hortalizas desde hace 11 años. Tuvieron la oportunidad de capacitarse con los programas de ConQuito para luego obtener su certificación orgánica. Generalmente salen a las bioferias para vender sus productos, pero en esta ocasión estaban dispuestos a intercambiar productos. Germán manifestó que no importaba si se tiene que dar más en el intercambio, lo importante es que ya no existe el dinero de por medio.

También se visitó un emprendimiento de jóvenes del sector. Las hermanas, Ángela y Katerine Vilatuña recibieron en el patio de su casa a los invitados de Pimampiro.

Desde hace 5 meses ellas decidieron emprender porque la pandemia trajo dificultades, pero también más tiempo para estar juntas y soñar. Por eso ahora tiene la Pizza de la Ñanas, lo interesantes es que los ingredientes los obtienen de su propia tierra y el tomate para la salsa lo compran a los productores del sector. En este día especial querían intercambiar su pizza por otros componentes, por ejemplo, un pollo.

Los visitantes de Pimampiro llegaron a la casa de María Sacha, quien desde hace 38 años prepara un delicioso pan en horno de leña en hojas de achira:  pan de leche y empanadas de sal y de dulce o arepas. Este pan es conocido en su barrio por su delicioso sabor, pero María este día aumentó su producción porque lo iba a cambiar por productos traídos desde Pimampiro.

Después de un largo recorrido, en la tarde del trueque hubo un intercambio de saberes. Autoridades de Pimampiro socializaron esta práctica y mostraron cómo la realizan en su cantón.

Finalmente, los productores de Checa y Pimampiro hicieron su trueque. Una experiencia nueva para los quiteños, pero muy interesante. Se intercambiaron camisetas por hortalizas o pan por semillas, plantas por frutas.

Los productores de la parroquia de Checa han recibido permanente apoyo técnico, capacitación en diversos aspectos técnicos con ConQuito y han realizado acercamientos con el GAD de Pimampiro de manera virtual. La Administración Zonal Tumbaco con este ejercicio de trueque pretende sensibilizar a los productores del valle en nuevos canales de comercialización y retomar prácticas ancestrales rescatando la cultura de nuestros pueblos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.