Plataforma de gestión de transporte público mejora la calidad del servicio

Como es de conocimiento público, la actualización de la tarifa del transporte está condicionada al cumplimiento del 100% de los parámetros de calidad del servicio y a sus 28 indicadores, relacionados a los ámbitos documental y operacional.

Uno de los requisitos (parámetro de productividad), es el aspecto documental, lo que significa que cada socio delegue la administración y gestión de su vehículo a la operadora, con lo cual es factible optimizar los recursos económicos y reducir los costos operacionales, entre otras ventajas, gracias a su estructura y visión empresarial integral.

En el ámbito operacional, este se enmarca en aquellos parámetros medidos por indicadores como la velocidad, el aforo permitido, la permanencia en paradas, acoderamiento de los buses, apertura y cierre de puertas, etc.

Las incidencias, como abordar y desembarcar pasajeros en medio de la vía, por ejemplo, se recogen a través de mecanismos electrónicos, magnéticos o digitales a bordo de cada bus.

Esa información registrada en el sistema GPS o en los computadores instalados en el vehículo, se transmite hacia una plataforma de control y de gestión del transporte de la Secretaría de Movilidad, alojada en los servidores del Municipio, en donde el equipo de fiscalización detecta, en tiempo real, si el conductor incurrió en algún tipo de contravención que puede derivar en una sanción, de ser el caso.

Estos dispositivos tecnológicos ayudan a identificar, controlar, fiscalizar y gestionar a cada uno de los buses y a la flota en su conjunto; en caso de detectar un incidente en la operación el sistema identifica al infractor y se emite la respectiva sanción por parte de la autoridad competente, pues se tiene  la descripción del conductor responsable de la unidad, así como el registro municipal y placa del bus, fecha, hora, lugar, ruta, etc.

Con la transmisión de datos al centro de control, la Secretaría de Movilidad -al momento- monitorea a alrededor de 1874 buses registrados, y verifica el cumplimiento de los parámetros de calidad del servicio y los indicadores de gestión establecidos en la adenda y en la ordenanza, los mismos que pueden ser medidos a través de dispositivos electrónicos.

 El resto de operadoras continúa en la fase de implementación de los equipos en cada uno de los buses, hasta completar el 100% de la flota.

La plataforma, a través de su sistema y mecanismos tecnológicos, permite incluso conocer información relevante como el aforo permitido en la unidad; si fuera el caso, se despliega al instante una alerta de que la capacidad del bus ha sido sobrepasada, con lo cual inmediatamente se notifica a la operadora y a la autoridad para las acciones correspondientes.

Sin duda la tecnología ayuda a  mejorar la calidad del servicio de transporte público, articulado con la gestión, el control y la fiscalización de un equipo de trabajo comprometido con el cambio en la movilidad, para obtener  resultados eficaces en beneficio de los usuarios y de la ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.