Modelo de queso suizo para protegerte de la Covid-19

En el debate actual acerca de cómo contener a la Covid-19, los expertos han tomado como referencia el ‘Modelo de queso suizo’ para luchar contra la pandemia.

Para el virólogo australiano Ian M. Mackay la analogía perfecta de protección contra el virus es la estructura del queso suizo. Así como, cada rebanada de queso tiene agujeros, cada medida que adoptamos tiene imperfecciones a la hora de combatir el virus.

«Ninguna medida aislada de prevención que tratemos de implementar para combatir la Covid funciona al 100%», pero cuando comenzamos a juntar diferentes capas (medidas) creamos una barrera para prevenir ese riesgo», señaló Mackay a medios extranjeros.

El experto en una infografía presentó que, cada rebanada de queso suizo (medidas) tiene sus agujeros (imperfecciones) y cómo al combinarlas resulta en una mayor protección frente al virus. En realidad, no se trata de una sola capa de protección ni del orden de las capas, sino del éxito añadido al usar varias capas, o rebanadas de queso.

El distanciamiento es la clave de todas las medidas de prevención. Sin embargo, las sociedades evolucionadas, por tecnología, trabajo y costumbres, no pueden permitirse el lujo de guardar una distancia física permanente. O al menos, no durante el tiempo necesario para interrumpir la transmisión del virus.

La distancia es la medida más eficaz; el virus no tiene patas, así que, si nos distanciamos físicamente de los demás, evitamos el contacto directo y las gotículas. Hay que intentar no estar en esos espacios con otras personas, pero si no hay opción, reduce al mínimo el tiempo que pasas ahí (si puedes, trabaja en casa) y usa cubrebocas. No salgas a comprar víveres con tanta frecuencia. Abstente de acudir a fiestas o reuniones.

El uso continuo de las mascarillas son útiles, pero por sí solas no bastan. De igual manera, la llegada de las vacunas han sido una buenísima noticia, pero incluso en algún momento no resolverá por sí sola la pandemia.

A todas estas prevenciones se suman la higiene de manos, taparse con la flexura del codo al toser, limitar el tiempo en espacios concurridos, realizar aislamiento en caso de tener síntomas, contar con un sistema de ventilación o filtración de aire (en espacios cerrados).

La combinación de varias capas -distanciamiento social, cubrebocas, lavado de manos, tamizaje, rastreo de contactos, espacios ventilados y mensajes del gobierno- disminuye de manera importante el riesgo total. La vacunación añadirá otra capa de protección.

También se lo conoce como el modelo del efecto acumulativo, en cuanto a más medidas adoptemos menor será el riesgo de contraer la enfermedad.

En este sentido, se evidencia la aplicación de las estrategias de responsabilidad individual y compartida, pues algunas acciones pueden aplicarse a nivel individual (lo que puedes hacer tú, como ponerte una mascarilla) o comunitario (lo que implementan los gobiernos, como establecer confinamientos).

Hay que recordar que todos formamos parten de una sociedad y que, si hacemos lo que nos corresponde, podemos mantenernos más seguros, lo cual también nos beneficia.

En estas festividades de fin de año, es necesario tomar todas las prevenciones necesarias para evitar la expansión del SARS-CoV-2.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.