Un emprendimiento donde comer no es pecado: ‘El infierno de Dante’

El espacio de Coworking de ConQuito sirvió para que dos jóvenes emprendedores realicen una prueba de consumo. Su emprendimiento es ‘El infierno de Dante’, producen salsa de ají. El jueves 24 de enero, acudieron con sus salsas de ají, una elaborada con maracuyá y otra con pepas de sambo. La primera es un poco dulce, la segunda más picante y su aspecto es más cremoso.

Los productos fueron probados y recibieron los comentarios de sus potenciales consumidores. “Me parecieron deliciosas las salsas. Estoy por iniciar un negocio de comida mexicana, junto con 2 socios, tengo conocimientos de gastronomía y el sabor que han logrado con el ají me parece muy bueno, me gustaría que sean mis proveedores”, dijo Lupita Araujo, una de las personas que participó en la prueba de consumo.

Los criterios estuvieron divididos algunas personas disfrutaron más de la salsa de ají de sambo y otras de la de maracuyá. “Me pareció espectacular, riquísima la de pepa de sambo”, dijo María Castro

“Las dos salsas me gustaron mucho, es fácil distinguir cada una de ellas, en una resalta el dulce, en la otra su aspecto, el sabor es diferentes, una se parece al ají que se prepara en restaurantes de comida típica”, señaló Freddy Maldonado

Esta es una iniciativa de dos jóvenes ellos son Janine Almache, 28 años, ingeniera en alimentos y Xavier Ferro, 35 años, publicista y especialista en productos audiovisuales.

El testeo buscó conocer qué impacto tiene la marca, la percepción sobre el empaque, el producto, si los sabores gustan. “Hemos tenido compras, adquirido contactos para posibles negocios, además que nos dieron ideas para producir otra salsa”, cometo Xavier Ferro.

Para Daniela González la salsa de maracuyá tiene el complemento justo de dulce y picante; mientras que a Christian Páez “la salsa de sambo es muy novedosa, no la había probado antes”.

“El nombre es muy especial, a nosotros nos encanta pecar en la comida, nos inspiramos en la obra de Dante Alighieri, ‘La Divina Comedia’. Nosotros invitamos a la gente a pecar con nuestras salsas, a compartir el placer de comer” dijo Xavier.

“Vinimos a ConQuito y recibimos asesoría, en febrero, empezaremos la etapa de incubación, para nosotros esto es muy importante, el contar con directrices para impulsar nuestro emprendimiento, tenemos muchas expectativas”, dijo Janine.

El emprendimiento surgió hace cerca de 1 año y quieren posicionar su marca, dar a conocer que sus productos están elaborados con excelentes ingredientes. “Vimos la necesidad de hacer salsas de ají porque sabemos que en el país existe un alto consumo, llevamos nuestros productos listos para usar”.

Su producto se vende en botellas de 90 mililitros, su costo es de 3 dólares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *