La riqueza gastronómica tradicional se puso en valor en el Mishki Lab

En cuatro talleres participativos, el Instituto Metropolitano de Patrimonio y la Fundación Quito Eterno, rescataron la riqueza patrimonial gastronómica de la ciudad. A los talleres asistieron alrededor de 150 personas que aprendieron las técnicas de elaboración tradicional de varios platos arraigados a la identidad cultural quiteña y ecuatoriana.

En los talleres se trabajaron en cuatro ejes que tenían como propósito reflexionar sobre el patrimonio alimentario del Ecuador. De esta manera, el Mishki Lab se consolidó como una plataforma educativa para reflexionar sobre la soberanía alimentaria y el patrimonio alimentario en sí mismo.

En el primer taller, el eje consistió en “reconstruir recetas tradicionales”, que en base a documentos y recetarios antiguos, se actualizaron a la contemporaneidad, volviéndolas vigentes y permitiendo que se vuelvan a incorporar a la cotidianidad alimentaria. En el taller dos, el eje central fue las “plantas que curan”, un espacio para el conocimiento de los usos medicinales de las plantas y elaboración de jarabes y cremas.

En el tercer taller se trabajó alrededor de “La cocina de las abuelas” en donde se revalorizaron los conocimientos adquiridos a nivel intrafamiliar y la circulación de esos saberes. Finalmente en el último taller, el eje central fueron las “Comidas que curan”; un acercamiento a las dinámicas de alimentación como procesos de promoción de la salud física, psicológica y emocional.

De esta manera se puso en valor algunos de los ámbitos del Patrimonio Inmaterial, reconocidos internacionalmente por la Unesco, como el consumo de la fanesca en Semana Santa, relacionado directamente al ámbito de los «usos sociales, rituales y festivos»; o la utilización del ishpingo, especia utilizada en la colada morada, que fue descrita por los cronistas como un producto utilizado por los indígenas como medicina, relacionado íntimamente al ámbito de los «conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *