Avanza la Ordenanza para la reducción progresiva de plástico de un solo uso en el DMQ

Cada vez son más los países en el mundo que están generando una serie de políticas públicas alineadas con la eliminación progresiva de plásticos de un solo uso, dentro de los que se incluyen; sorbetes, tarrinas, fundas, y también desechables de «foam» más conocido en nuestro medio como «espuma flex». En países como México, Colombia, Puerto Rico, Chile y Argentina se aplican normativas que llegan incluso a prohibir completamente el uso y consumo de estos artículos.

Con esta problemática cada vez más evidente, la actual administración municipal ha puesto todos sus esfuerzos en la construcción de un proyecto de ordenanza metropolitana destinada a la prohibición de la entrega y distribución de este tipo de productos por parte de los establecimientos comerciales y de servicio dentro del DMQ. Los objetivos son reducir progresivamente, su uso, generar una cultura de consumo sustentable y así contribuir con el cuidado del ambiente.

A través de mesas de discusión y trabajo, con diferentes grupos de interés, tales como organizaciones de la sociedad civil, la industria, la academia y sectores gubernamentales se ha logrado que la construcción de esta ordenanza sea de manera participativa y contenga la mayor cantidad de criterios relacionados con la reducción progresiva y el fomento al uso de alternativas al plástico.

Este innovador proyecto de ordenanza, se suma a iniciativas anteriores donde se enfatizaba en el rechazo al uso de los sorbetes con la campaña “sin sorbete por favor” a la cual se incorporaron establecimientos y cadenas de comidas que al día de hoy no ofrecen estos artículos.

El proyecto de ordenanza a más de fomentar la creación de nuevas alternativas, como el reuso, es decir, volver a ocupar vajilla lavable, vasos de vidrio, etc. con el fin de generar la menor cantidad de residuos, también contempla incentivos para las empresas que decidan innovar en la fabricación de artículos biodegradables o compostables como alternativas al plástico.

Si bien la ordenanza regula a establecimientos comerciales, la prohibición del uso de estos artículos, el objetivo principal es crear conciencia en la ciudadanía, con una campaña educomunicacional sobre el impacto que causa la utilización de plásticos de un solo uso, al ambiente.

El proyecto de ordenanza, en la actualidad, se encuentra en fase de revisión dentro de la Comisión de Ambiente y luego, será puesto en consideración del Pleno de Consejo Metropolitano para su discusión y posterior entrada en vigencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *