Se amplía cobertura para alojamiento nocturno de habitantes de calle por fin de año

Ante el incremento de personas que duermen en plazas, portales de iglesias, parques y lugares emblemáticos de la Administración Manuela Sáenz (Centro Histórico), el Municipio de Quito mediante la Unidad Patronato Municipal San José intensificó la labor de las brigadas técnicas e incrementó el espacio para el alojamiento nocturno de los habitantes de calle.

Debido al mal tiempo, los fríos inclementes y la lluvia, las personas con experiencia de vida en calle están expuestas a padecer enfermedades respiratorias. Precisamente, en los abordajes que realizan las brigadas son invitados a pasar la noche en un lugar cómodo y seguro, ya que muchos de ellos están expuestos, incluso, a maltratos y/o asaltos.

La vinculación de las personas habitantes de calle se realiza bajo el principio de voluntariedad y en el proceso se verifica que las personas cumplan con un perfil específico avalado y valorado por el equipo técnico. A este servicio que ofrece el Municipio de Quito pueden acceder hombres o mujeres, entre 18 y 85 años, autovalentes, lúcidos, no psiquiátricos, sin riesgo suicida, que no estén bajo los efectos de sustancias psicoactivas y que no tengan problemas conductuales y rasgos disociales.

Según Karola Pazmiño, coordinadora del Proyecto de Atención a Habitantes de Calle, no se cuenta con un censo real acerca del número de personas que viven en estas condiciones dado que son una población en constante movimiento y, sobre todo, porque este problema se agrava a finales de año. Sin embargo, se calcula que alrededor de 800 personas viven esta situación de vulnerabilidad en el Centro Histórico.

Los equipos de abordaje del Patronato San José para el alojamiento nocturno trabajan diariamente desde las 17:00 hasta las 22:00. Normalmente atienden a 45 personas habitantes de calle en el lugar y algunos de ellos, los que aceptan, son llevados al Centro de Acogida Nocturno ‘El Tejar’, el mismo que ha incrementado su cobertura en función de las necesidades expresas. La proyección es llegar a 100 cupos de atención en este servicio.

Durante la pandemia y hasta la fecha, 156 personas han sido atendidas en albergues y Casa del Hermano; se han brindado 3.316 atenciones a habitantes de calle en comedores inclusivos, y 2.124 atenciones a habitantes de calle en alojamiento nocturno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.