Solicitudes de presupuesto participativo 2022 en marcha

Desde la semana pasada la Administración Tumbaco inició la inspección a los barrios que solicitaron obras de presupuestos participativos para verificar la factibilidad técnica de las intervenciones.

Todos los años el Municipio de Quito pone a disposición de la ciudadanía los Presupuestos Participativos, para que la gente priorice las obras más importantes para sus barrios en un proceso democrático.

De esta manera, del 1 de enero al 31 de marzo se receptaron los formularios de solicitud de los barrios. El procedimiento continúa con en análisis de prefactibilidad técnica de las intervenciones pedidas por la comunidad.

Esta semana, técnicos de la Administración Zonal Tumbaco, junto a los presidentes de los GAD parroquiales y los vecinos de los barrios realizaron un recorrido para visitar las obras e iniciar la verificación.

En la parroquia de Puembo se llegó a los barrios de Mangahuantag, zona central, Chiche Anejo y el sector de La Cruz. El presidente de la parroquia de Puembo, Patricio Carrera, señala que dentro del proceso solidario entre vecinos sería importante realizar obras en cogestión para que, con la contribución de los moradores, se pueda hacer toda la extensión de la intervención.

Es el caso de la vía a Mangahuantag que tiene una demanda alta de vehículos y transporte, su extensión es de 500 metros y el costo de ejecución es alto, “ese adoquinado no hay manera de solucionarlo porque tiene más de 40 años y su vida útil se ha cumplido”, dice Carrera.

Mientras tanto en la parroquia de Tumbaco existen alrededor de 40 solicitudes de los barrios, entre ellos: el sector de la calle Rumiñahui, la av. Universitaria, Luzón, La Villavega y la zona central.

Para la presidenta del GAD parroquial, Lorena Brito, es importante realizar las inspecciones, “vemos cuáles son las falencias de la obra y vamos corrigiendo con la comunidad porque a veces no solo dependen de las instituciones públicas, sino también de la ciudadanía”.

También se recorrió la parroquia de Checa y se visitó los barrios de: La Delicia, Manuel Duque, Valentino Flores, calles San Lorenzo, Sánchez, y Luis Tufiño.

La última parroquia que se visitó fue la de Tababela donde los sectores rurales demandan servicios y vías. Por ejemplo, en la calle Niño Jesús, donde habitan 18 familias, Sandra Topón, moradora, indica que desde hace 10 años tienen el alcantarillado, y que esperan en el 2021 salir beneficiados con los presupuestos participativos. “Tenemos nuestras familias, cuando llueve se hace lodo y en verano hay mucho polvo”, comenta.

Se continuará con la inspección de las intervenciones solicitadas por la comunidad para avanzar con los pedidos de la ciudadanía para el año 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.